sábado, 28 de noviembre de 2009

Especial: Disco "I Dreamed a Dream" de Susan Boyle bate récords

El álbum incluye el tema ´Wild Horses´ de los Rolling Stones. También superó en la pre venta a producciones de Los Beatles y Withney Houston.

Susan Boyle, quien saltó a la fama por su participación en "Britain"s Got Talent", verá por fin su rostro en las tiendas de discos.

La soprano lanzará su esperado primera producción titulada "I Dreamed a Dream", editado bajo el sello Sony Music.

Cabe recordar que el álbum debut de la cantante se ha convertido ya en el más reservado de la historia y en el portal de venta de música Amazon ha batido récords, semanas antes de salir al mercado.

Incluso superó en el ranking de las pre ventas a nombres ilustres como Whitney Houston o Los Beatles.

Amazon ha informado que el álbum no solo es comprado por consumidores norteamericanos, se están recibiendo miles de reservas provenientes de todo el mundo.

El disco tiene doce versiones de otros populares temas como "Wild Horses", el elegido para presentar el trabajo, original de los Rolling Stones.

Boyle también se atrevió con composiciones de Madonna o Elvis para su placa, que también incluye la canción principal del musical "Los Miserables", con la que conquistó al jurado del programa británico.

Su historia en youtube.com “I Dreamed a Dream” registra más de 250,000,000 de vistas.

Fuente: www.elheraldo/hn

viernes, 27 de noviembre de 2009

Entrevista: Jaime Bayly: 'Todo escritor es un aguafiestas'

El periodista y novelista peruano Jaime Bayly opina que "todo escritor es un marginal, un aguafiestas'' y por eso se siente "amigo'' de los sórdidos protagonistas de su último libro, "El cojo y el loco'', un relato pesimista que deja "la impresión de que uno nace con el destino trazado''.

Bobby, el cojo, y Pancho, el loco, "un buen día decidieron sentarse en mi cabeza y empezar a dictarme la novela'', contó Bayly durante una entrevista en Bogotá.

La simpatía por ellos "me viene porque por distintas razones me sentí en algún momento de mi vida como una presencia que incomodaba'', admitió el escritor.

Relató que no ha logrado ser "totalmente'' heterosexual, pero tampoco homosexual y que el repudio que experimentó en su infancia a raíz del descubrimiento de esa ambigüedad no solo lo hizo sentir "marginal'', tal vez incluso lo hizo escritor.

''Desde niño sentí que mi padre no se sentía a gusto conmigo. Mi sola presencia lo irritaba profundamente'', recordó Bayly, y añadió: "No elegí ser como soy por fastidiarlo. Era mi destino''.

Del mismo modo, el cojo Bobby "no elige ser una bestia'' y el loco Pancho tampoco escoge estar poseído por una lujuria incontrolable. "Uno no vive la vida que uno elige. El azar elige por ti'', sentenció Bayly, quien fue finalista del Premio Planeta en 2005 con "Y de repente un ángel''.

La última novela del autor de obras como "No se lo digas a nadie'' (1994) y "El canalla sentimental'' (2008) es "pesimista'' y determinista, porque las cosas más importantes que ocurren en la vida de uno "están gobernadas por el azar, por el caos''.

''Incluso cuando escribo no hay control, parto de escenas que me hipnotizan'', comentó Bayly, para quien escribir "es una pelea con uno mismo'' y a la vez "un oficio como cualquier otro''.
Conocido también por su faceta de presentador, sigue teniendo un programa en la televisión peruana y acaba de estrenar otro similar en un canal privado colombiano.

El trabajo en la televisión "no sabotea, deja bastante tiempo libre. Es como una beca literaria'', argumentó Bayly, que sueña con retirarse de la pantalla chica dentro de cinco años, a los 50.

Con motivo de su programa en Colombia se ha mudado a un hotel de Bogotá y allí prepara por las noches su nueva novela, que define como "muy sangrienta''.

''Me convierto en un psicópata'' por las noches, bromeó al anotar que "literariamente'' le ha sentado muy bien dejar Miami y mudarse a la capital colombiana.

Bayly se confesó "bastante pesimista'' en cuanto al desenlace de la actual crisis entre Colombia y Venezuela, desatada por el acuerdo que permite a Estados Unidos usar bases militares colombianas, y auguró que las crecientes tensiones entre ambos países "van a terminar en una guerra''.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, "es un personaje que sueña con una guerra, la necesita'' para cumplir con la que él considera su "misión histórica'', que es recoger el testigo del libertador Simón Bolívar y "terminar su trabajo'', reflexionó Bayly.

Si se produjera esa guerra, sería "una tragedia para toda la región'', pero también "el final de Chávez'', vaticinó.

Este "adicto al poder'', como califica Bayly al mandatario venezolano, "siente que Dios está de su lado y eso es muy peligroso''.

Fuente: www.elnuevoherlad.com


jueves, 26 de noviembre de 2009

Reportaje: El paraíso de los 'fans'




Alejandro Sanz elige la intimidad de un teatro para avanzar 'Paraíso express', su último disco, en ocho conciertos para incondicionales en Madrid

A apenas dos pasos de la alfombra roja, codo con codo con el inmutable guarda de seguridad trajeado, Pili aprieta contra su pecho la hermosa rosa blanca. Los potentes focos dispuestos en medio de la acera de los pares de la Gran Vía, abarrotada de curiosos, iluminan la escena de refilón. Pili es de Zaragoza, tiene 31 años y trabaja en una gestoría. A su lado está su amiga Sheila, barcelonesa de 29 años, empleada en un hospital psiquiátrico. Sheila libraba hoy, Pili se ha cogido el día libre. Y las dos se han venido a Madrid a disfrutar de sus dos entradas en primera fila que compraron a 158 euros cada una el pasado 22 de octubre.

Las entradas para los ocho conciertos que va a dar Alejandro Sanz en el teatro Compac de Madrid, los primeros en muchos años que ofrece en un teatro, los primeros en los que se escucharán canciones de su nuevo disco, se agotaron en una hora. Pero Pili y Sheila tenían que tener la suya, tenían que estar entre los ocho mil afortunados. Y ahí estaban anoche.

Pili y Sheila son de ese público de Alejandro Sanz para el que la palabra fan se queda corta. Pertenecen a La Comunidad, una red formada en la página web del artista, que cuenta con unos 19.000 miembros, en torno a su nuevo álbum Paraíso express. Un disco que a Sheila y a Pili les parece "genial", dicen, "porque ha vuelto a sus principios. Al 3, al Más... un sonido más pop, más romántico. Y, sobre todo, porque transmite alegría".

Las chicas de La Comunidad han preparado una sorpresa para Alejandro. Hicieron una colecta entre los miembros y compraron flores. Cada una de las cinco noches que Sanz actúa en este teatro de Madrid, le enviarán dos docenas de rosas blancas. Como la que tiene Pili contra el pecho. Y el último día, otra sorpresa. No sueltan prenda, claro. Será Alejandro quien lo descubrirá la noche del 5 de diciembre.

Las 24 rosas blancas hermanas de la de Pili deben de andar por aquí, entre todos los ramos, las flores del paraíso y las cestas de frutas exóticas que pueblan el camerino del artista.

Alejandro bebe una copa de Muga y se fuma un Marlboro pirata mientras las chicas debaten sobre su estilismo. Aquí, en el camerino, también es territorio femenino. Está su novia Raquel, su asistente Nat, Rosa y Cristina de su agencia de managment, Mar, de la compañía discográfica, y su maquilladora.

Alejandro acaba de probar sonido con los músicos. "¿Qué tal se oía?", pregunta a cada uno con quien se cruza. Parece nervioso, aunque sabe controlarlo. A veces la cercanía de un teatro puede intimidar tanto o más que un estadio. "Desde el colegio hace que no tocaba en un teatro tan pequeño", admite. Queda poco para salir. "It's showtime!", grita Alejandro, ansioso, a uno de sus músicos. El famoseo ya ha agotado los flashes de la alfombra roja. Miguel Bosé, Mónica Cruz, Leonor Watling, Luis Figo, Ana Torroja, Ana Obregón. Michavila, la ministra González-Sinde.

El público ocupa sus butacas. Se encienden las cortinas de leds que cuelgan del techo del escenario rodeando a los músicos. Todo un espectáculo visual el que se han montado. Y sale la estrella. Vaqueros, botas negras, camisa abierta, camiseta, collares y guitarra. Se arranca con una intro que da paso a Mi Peter Punk, el tema que abre su nuevo disco. Y salta hacia atrás 18 años en el tiempo para continuar con Lo que fui es lo que soy, de su primer disco, Viviendo deprisa. Una elección que puede interpretarse como una declaración de intenciones. El público enloquece. A él se le nota suelto y la banda suena engrasada. Nueve músicos le acompañan, dirigidos por el neoyorquino Mike Ciro. Guitarras, bajo, percusiones, batería, teclados y dos coristas.

La primera fila, compuesta por 19 mujeres y un solo hombre en una esquina, no ha aguantado de pie ni una canción. Para la mitad del concierto casi todo el público está ya bailando y coreando las canciones. Llega Looking for paradise, el single del nuevo disco, su dueto con Alicia Keys, sustituida con solvencia en esta ocasión por una de las coristas. Catarsis colectiva. Y Alejandro que amaga con irse. Histeria. Pero vuelve a los minutos y se sienta a un piano de cola, solo, con la sala apenas iluminada por unos leves focos y cientos de teléfonos móviles.

Hay todavía otra tanda de bises. Más de dos horas de concierto que no habrán defraudado a los suyos. Ésos que han convertido su nuevo trabajo, otra vez, en número uno de ventas en España y en cinco países americanos (entre ellos, las listas latinas de Estados Unidos). Ésos y los un poco menos fans que llenarán, con toda seguridad, los conciertos de la gira española que comienza el próximo 1 de mayo.

Fuente: www.elpais.com

martes, 24 de noviembre de 2009

Eventos: Una noche de recuerdos musicales

Hace unos años, un periodista le preguntó a Willie Colón qué le faltaba a la salsa de hoy para ser tan influyente como esa de los años 70 y 80. ``Como mínimo, una buena canción'', dijo el maestro sin pensarlo mucho y sin más explicación. Su respuesta me pareció una lección de lucidez artística.

La canción lo es todo. Así de simple. Lo es todo incluso en cualquier contexto: llámesele tradicional o moderno, urbano o tropical. Esa noción de la canción como fundamento, como fuerza motora, le permitió a Colón aventurarse fuera del estrecho gueto salsero para escuchar otras sonoridades (música brasileña, panameña, chilena, española, africana), siempre mantiendo el oído afinado para saber quién podía escribir con encanto, con el imán de la seducción.

No hay que decir que Colón descubrió en Blades a un artesano de la palabra. Ambos terminaron convirtiendo eso que llaman salsa en un gran arte.

Cuando Blades comenzó en los años 70 a dotar esa expresión neoyorquina con una estética literaria, muchos salseros no estaban acostumbrados a escuchar lo que ahora se conoce como ``canciones con conciencia''. Pero algo intuían, algo les decía que estaban ante un hombre que movía a pensar. Además, la música no había perdido su motivo principal: mover al baile.

El panameño trajo muchas de esas canciones a su concierto el pasado sábado en el James L. Knight Center, de Miami. Son clásicos (Plástico, María Lionza, Ligia Elena, Buscando guayaba, Pedro Navaja) que los seguidores se conocen al derecho y al revés, y cuyos mensajes les permiten, al menos en una suerte de teoría sentimental, pensar en una Latinoamérica unida, en personajes que filosofan, en una solidaridad con los marginados de la tierra.

Es cierto que Todos vuelven, la gira que Blades emprendió hace unos meses, está enfocada en el período post-Fania (años 80), cuando Blades escribió otras canciones geniales (El padre Antonio, Decisiones, Buscando América) y juntó a excelentes músicos en la banda Seis del Solar (luego Son del Solar). Pero el concierto sirvió, fundamentalmente, para repasar buena parte de su carrera como compositor.

Casi todos los músicos de Seis del Solar estaban allí (el bajista Mike Viñas, el conguero Eddie Montalvo, el timbalero Ralph Irizarry, el pianista Oscar Hernández...), tocando los mismos arreglos sin mayores alteraciones y, sobre todo, evocando el pasado. Yo eché en falta una puesta al día, un concepto que colocara el repertorio en un contexto actual. Pero en realidad, el concierto no podía eludir ese espíritu de música memoriosa.

Los recuerdos musicales son altamente poderosos. Sobre todo en la salsa, una música urbana (vean ustedes, el término no fue inventado por lo reggaetoneros) que se alimentó de una urgencia cultural: la búsqueda de una identidad común entre latinos que decidieron echar raíces en Estados Unidos.

Que esta música alcance hoy un grado de fervor en algunos países de Latinoamérica escapa a mi entendimiento. Digamos que la obra de Blades, como la de otros maestros (pienso sobre todo en Tite Curet Alonso), tiene un poder de convocatoria por encima de las diferencias nacionales. Esa lingua franca daba permiso el sábado para que los seguidores cantaran a coro y a todo pulmón, bailaran en los pasillos o se juntaran en grupos con diferentes banderas.

Blades parecía más un fan entusiasta que una estrella de la música. Y por eso, entre canción y canción, saludaba con efusión a quienes lograba identificar en el público: Gloria y Emilio Estefan (``ustedes son un ejemplo de ética y trabajo''), Omar Alfanno (``un gran compositor y amigo'') u Ozzie Guillén (``yo soy fan del béisbol, pero tú me diste una alegría tremenda al ser el primer latino en ganar una Serie Mundial dirigiendo un equipo de grandes ligas'').

Pero el concierto fue sobre todo el público que acudió al Knight Center: venezolanos, colombianos, panameños, cubanos, puertorriqueños, argentinos. Daba gusto, sin embargo, ver a los panameños mostrar su orgullo mediante una refinada elegancia y unos aires aristocracia popular. Es gente que aprecia que su ídolo se haya convertido en un modelo de inteligencia artística sin abandonar sus raíces de barrio.

Cuando el nicaragüense Luis Enrique, que abrió el show, salió a cantar Plástico, era imposible no apreciar el contraste. Blades encarna al último de los grandes maestros de una música que se añeja sin perder su lozanía.

Fuente: www.elnuevoherald.com

domingo, 22 de noviembre de 2009

Entretenimiento: Guante de Michael Jackson se vende en subasta a 350.000 dólares

El guante incrustado con brillantes que Michael Jackson usó la primera vez que hizo su famoso paso de baile de la "caminata lunar", en un espectáculo televisivo en 1983, se vendió el sábado en una subasta por 350.000 dólares.

El postor que ganó, Hoffman Ma, de Hong Kong, pagará 420.000 dólares, incluyendo impuestos y otros cargos.

"Fue una buena ganga", dijo Ma, de 36 años, admirador de Jackson que adquirió la reliquia de parte del Hotel Ponte 16 en Macao.

Mientras el precio de la prenda trepaba, los fanáticos de Jackson presentes ovacionaban, en una repetición del frenesí que solía acompañar las apariciones del difunto astro del pop cuando salía de gira.

"Esto es lo que pasa cuando muere una celebridad", dijo Brendan Doyle, estudiante universitario, mientras comía pollo en un plato colocado sobre su regazo. "La muerte de Jackson fue una tragedia, y le ocurrió a una edad tan corta que elevó los precios".

El guante blanco con imitaciones de piedras preciosas incrustadas era el principal artículo en la subasta de objetos relacionados con el artista, organizada por Julien's Auctions en el restaurante Hard Rock Café de la zona de Times Square de Nueva York. Jackson lo usó en su mano izquierda en un programa especial de televisión por el 25to aniversario de Motown.

El guante se vendió por alrededor de nueve veces su precio inicial de 40.000 dólares. También se subastó el sombrero que el cantante usó en aquella ocasión, que se vendió por 22.000 dólares.

La "caminata lunar" no fue un invento de Jackson, pero él fue quien la popularizó y el paso se convirtió en su marca registrada.

El cantante, que murió el 25 de junio a los 50 años, le había dado el guante a Walter "Clyde" Orange, miembro del grupo Commodores, tras la actuación de 1983.

Fuente: www.elnuevoherald.com

sábado, 21 de noviembre de 2009

Especial: El regreso de Charly

A sus 58 años, el ídolo del rock argentino vuelve a los escenarios. El próximo 29 de noviembre estará en Bogotá.

Hace poco tuvo lugar una de las fiestas de cumpleaños más numerosas que recuerde el mundo de la música: 40 mil personas se reunieron en el Estadio Vélez Sarsfield para celebrar los 58 años del ídolo del rock argentino Charly García. A su vez, el pianista y cantante había prometido repasar los éxitos más significativos de su carrera, que no son pocos. De modo que el cálculo estimaba un recital de más de dos horas, lo cual sumaba nuevas esperanzas: Charly llevaba un año y medio sin tocar y, en las últimas ocasiones, pocas veces pasaba de cinco canciones antes de armar trifulca y disolver el show.

La verdad detrás de toda esta fiesta es que Charly regresaba desintoxicado. Había tocado fondo hace mucho tiempo, más de una década, cuando empezó a olvidarse de las letras, a patear micrófonos y romper instrumentos en medio de sus presentaciones en vivo y, por consiguiente, a depender cada vez más de sus músicos acompañantes (María Gabriela Epumer, quien ya falleció, cumplió hasta el final un papel que promediaba entre guitarrista, corista y enfermera). Al mismo tiempo, las trazas del genio asomaban en discos como Influencia y Rock and Roll Yo, confusos pero nada descartables. Tal vez por eso la alarma tardó en encenderse.

Pero se encendió finalmente, y Charly terminó en un proceso de rehabilitación en la finca del también músico Palito Ortega. De vez en cuando llegaban rumores alentadores: que está más afable, que ha vuelto a componer… hasta que hace unos meses la radio lanzó su nueva canción, Deberías saber por qué, y la televisión comenzó a mostrar su nueva estampa: apaciguado, más gordito y un poco —sólo un poco— más lúcido en sus respuestas a los entrevistadores.

Una mañana el Obelisco, ese imponente bloque que se alza sobre la Avenida 9 de Julio, amaneció con un brazalete gigante de “Say No More”, el eslogan que hizo famoso Charly en sus presentaciones de los 90. No hubo necesidad de imprimir su rostro, ni su nombre. Todos supieron que la leyenda volvía.

La ausencia de Charly, sin embargo, nunca fue total. Durante el tiempo que permaneció aislado, la editorial Caras y Caretas publicó una novela que gira alrededor de su figura: El día que secuestraron a Charly, del periodista y escritor Fernando Cerolini. El libro circuló, gustó entre los melómanos por sus citas constantes del rock argentino (incluso Mercedes Sosa aparece como personaje fugaz, “sentada en un enorme sillón con forma de bombo”) y fue apreciado como lo que era: una buena obra de ficción. Pero al reaparecer el verdadero Charly, la crítica empezó a señalar más de una coincidencia y la novela rebrotó por los numerosos aciertos de sus presagios. Entre ellos, el del aumento de peso.

En la novela, un hombre llamado Natalio (igual que un personaje del primer disco de Sui Generis) decide aplicar un tratamiento no convencional para combatir su depresión. Las opciones son asesinar al ex dictador Videla o secuestrar a Charly. La segunda le resulta más lúdica, y emprende un plan perfecto, minucioso en los detalles. Pero quien se roba la atención del lector es Charly. El novelista logró un retrato magnífico. Sentimos el peso de sus huesos cuando lo están cargando dopado, y lo oímos hablar en su jeringonza de rock cuando expresa cosas como: “Últimamente estoy muy freak, detesto la memoria. Nadie puede acordarse sólo de lo bueno, loca”.

Entrevistado por la revista Ñ Fernando Cerolini habló del aliciente para escribir la novela: “Lo que siempre me llamó la atención fue que se estuviera destruyendo públicamente durante más de 20 años y su entorno y la sociedad actuaran como si no pasara nada, diciéndole, como al rey desnudo de su canción, que estaba todo bien”.

¿Y el concierto de regreso? Bastante bien, sin haber sido idílico. La que hubiera podido ser una melodiosa noche de la primavera porteña, terminó bajo el yugo de una de las tormentas más crueles del año. Arriba en el escenario, Charly hizo todo por mantener la concentración y la energía, y lo logró. No se olvidó las letras. Regaló un solo de piano impecable en la canción Fanky, llamó al escenario a Luis Alberto Spinetta (a quien presentó como “mi ídolo y maestro”) para interpretar juntos Rezo por vos y revivió un tema poco tocado de su época de Seru Girán, Llorando en el espejo.

Lo que queda claro, sin embargo, es que la gente lo quiere. Digamos que se salieron unos 10 mil. Igual, quedaron 30 mil mojándose por él. Y la prensa después fue benévola, sin importarle que el sonido no hubiera sido óptimo o que las pantallas hubieran estado mal ubicadas: esas son cosas de la organización que no tienen que ver con el artista. El periódico Perfil tuvo incluso un guiño inteligente cuando tituló: “Charly desató un temporal”.

Sin estropear el final de la novela, hay algo en lo que se parecen las últimas páginas del libro de Cerolini y la presentación que vimos esa noche en el Estadio Vélez Sarsfield. Son complejas, sería reduccionista decir que está todo bien. Pero al menos parecen ser el comienzo de un final feliz.

Fuente: www.elespectador.com

Especial: Alejandro Sanz

En un barco de un amigo común que atravesaba el río Hudson, con el paisaje de Manhattan de fondo, surgió Looking for Paradise. El tema que Alejandro Sanz interpreta con Alicia Keys se ha convertido en número uno en la radio, y es a su vez el primer sencillo del nuevo disco del cantautor español, Paraíso Express.

"Esa noche empezamos a bailar y a improvisar, surgió la magia y decidimos que íbamos a hacer una canción juntos'', cuenta Sanz, que había establecido una buena conexión con Keys años antes en un festival en Portugal. ``Es una mujer sencilla y simpática, que compone y toca varios instrumentos. Entre nosotros existe un lenguaje que sólo se puede tener con alguien que sepa música''.

En jeans y una camisa de manga corta que deja ver sus tatuajes con símbolos que representan a ``las mujeres de mi vida, la música y el toro, que como el del Guernica de Picasso, simboliza la parte más brutal del ser humano, y el caballo, que representa la nobleza'', Sanz establece una larga conversación con El Nuevo Herald en las oficinas de su disquera, Warner Music, en Miami Beach, con motivo del lanzamiento de su octavo disco, tres años después del anterior, El tren de los momentos.

``Es un disco muy solar y positivo que te alegra el estado de ánimo', comenta Sanz de Paraíso Express, producido por Tommy Torres.

Según expresa, en éste prefirió seguir ``un pop más británico con toques de rock'' y prescindir de los arreglos más latinos y flamencos porque ya su forma de cantar lo impregna de este estilo, que exige ``valentía [en la interpretación], porque no se trata de que llegues a una nota y la hagas perfecta, sino de que realmente llegues al límite que puede alcanzar la voz''.

Con un piano siempre cerca para convocar la inspiración, a la que le dedica varias horas al día, porque no es buena idea ``que te pille en el campo de golf sino en un sitio adecuado para que las musas se queden un rato'', Sanz concibió los 10 temas del disco. Algunos, como Nuestro amor será leyenda, reconoce, tienen ese toque ``peliculero'' que habla de cómo concibe el amor.

``Cuando se está enamorado hay que hacer locuras. Con 14 años yo me escapé de mi casa persiguiendo a una chica que se fue a vivir al Norte, a Galicia'', dice este madrileño que cree que hay que ponerle un poco de emoción a todo. ``Si encuentras un caballo blanco en Miami --que creo va a estar complicao'-- puedes ir con él a entregar unas flores'', sugiere.

Con Lola Soledad, una canción movida y con sello propio, hace un homenaje a ``las mujeres que se hacen sentir, que sacan adelante a su familia y que nadie se lo agradece al final del día porque todavía la sociedad da por hecho el trabajo de la mujer''.

En Peter
Punk, un tema que se escucha fuerte y en el que lo acompaña toda su banda, el cantante reflexiona, al borde de cumplir 41 años, los cambios que llegan con la edad y a los que a veces nos resistimos. ``Digo que no quiero ser eterno. Los que deben ser eternos son los valores, los grandes regalos de la vida: el amor, pero uno no debe serlo. Yo quiero cumplir mi ciclo de vida y ya'', comenta Sanz, que también cree que ``crecer no significa renunciar a la juventud porque ésta permanece en el espíritu''.

Fuente: http://www.elnuevoherald.com/

jueves, 19 de noviembre de 2009

Personaliades

La actriz Brooke Shileds recibió un reconocimiento de la Fundación para la Esperanza en la Depresión.


La célebre actriz recibió el galardón por su colaboración con la institución, tras superar una fuerte depresión post parto.
Al recibir el galardón Shields se sinceró y habló sobre los peores episodios de la enfermedad que la afectó luego del nacimiento de su hija Rowan, en 2003.

La actriz confesó incluso que deseaba morir y que pensó varias veces en atentar contra su vida.

Por fin tenía a una niña sana y no podía ni mirarla, dijo la actriz, quien dio a luz a su hija Rowan después de un aborto y de siete intentos fallidos de fecundación in vitro. No podía cogerla, no podía cantarle y no podía sonreirle...Todo lo que yo quería hacer era desaparecer y morir, remató.

Fuente: Efe

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Especial: cambio climàtico

La temperatura global podría subir hasta seis grados si no se toman medidas urgentes

La temperatura aumentará seis grados antes del fin de siglo, según un estudio publicado en la revista Nature Geoscience y realizado por la asociación Global Carbon Project,que ha contado con la participación de 31 investigadores de siete países. El estudio confirma el peor de los escenarios en que se movían las predicciones sobre el cambio climático; hasta ahora, los mejores propósitos de los Estados hablan de reducir a dos grados el aumento de la temperatura de aquí a 2050 ya que situaba aquí el umbral de lo que se consideraba realmente peligoso.

Este
aumento sería aún más grave cerca de los polos y podría tener consecuencias irreversibles para la Tierra. Los científicos afirman que la responsabilidad es del aumento de emisiones de carbono, provocado sobre todo la industria, el transporte y la deforestación. El estudio arroja que hasta 2002, las emisiones crecieron alrededor de un punto anual y a partir de ahí el aumento llegó hasta el 3%.

El estudio pone de relieve la gran importancia de la próxima cumbre de Copenhague, donde la comunidad internacional debe firmar un nuevo acuerdo para tratar de frenar el cambio climático. Corinne Le Quéré, directora del estudio de la Universidad de East Anglia, ha asegurado que se ha probado un aumento de las emisiones de un 29% entre 2000 y 2008. Los científicos prevén que habrá pequeños retrocesos este año pero más aumentos a partir de 2010.

"La Conferencia de Copenhague este mes es la última oportunidad de estabilizar el clima", ha advertido la profesora Le Quéré. "Si el acuerdo es demasiado débil o no se respetan los acuerdos no vamos a ver un aumento de 2,5 o 3 grados: va a ser 5 o 6, porque ése es el camino por el que vamos", ha advertido. El estudio revela también que por primera vez se ha detectado un fallo en la capacidad de la Tierra para absorber dióxido de carbono, probablemente debido al aumento de temperatura


Fuente: http://www.elpais.com/

martes, 17 de noviembre de 2009

Concierto de Fito Páez en Venezuela

El cantautor Fito Páez regresa a Venezuela para ofrecer par de conciertos en el anfiteatro del Centro Sambil para las fechas 19 y 20 de noviembre. En esta oportunidad vendrá acompañado por la banda argentina The Killer Burritos.

Temas como “11 y 6″, “Hay que salir al sol”, “Naturaleza sangre”, “El amor después del amor”, “Tumbas de la gloria”, “Dale alegría a mi corazón” , “Volver a mí”, “Circo Beat”, “Ciudad de pobres corazones”, “A rodar mi vida”, “Un vestido y un amor”, “Revolución” y “Mariposa technicolor” entre otros grandes éxitos, serán interpretados por Páez y su banda.

Las entradas están a la venta online en la página https://www.tuticket.com/Regenesis/Step1.aspx?Id=698y los precios oscilan entre los 475 BsF y los 740 BsF


domingo, 15 de noviembre de 2009

Especial: "Los sueños de un Libertador"

La increíble historia de Francisco de Miranda


La obra del escritor Fermín Goñi que recobra la vida del intelectual que abrió la senda de la libertad.

“Sin Francisco de Miranda no hubiera existido la revolución bolivariana”. La expresión es del escritor español Fermín Goñi, quien después de escudriñar las 12.000 páginas que comprenden el archivo del ilustre precursor venezolano y revisar una vasta bibliografía de más de 60 textos, en una tarea que le llevó varios años de lectura y 14 meses de escritura y edición infatigable, acaba de publicar la intensa obra Los sueños de un Libertador, la apasionante vida de “un intelectual de primer orden” que en su momento se destacó como el primer suramericano de talla universal.

La saga vital del prócer venezolano Sebastián Francisco Párbulo de Miranda Rodríguez, el primero de diez hijos del matrimonio de un acreditado comerciante canario de la primera generación de inmigrantes españoles a la Capitanía General de la Audiencia de Caracas, y una distinguida criolla de reputado linaje. El hombre que después de recorrer Europa y Estados Unidos conociendo de primera mano a nueve de las diez personalidades más influyentes de su época, a sus 56 años, a bordo del bergantín Leander, partió de Nueva York a liderar la empresa de liberar a América.

“Un personaje de otra dimensión”, resalta Fermín Goñi, quien a lo largo de 381 páginas distribuidas en 25 capítulos, un colofón y una proclama, con el oficio del novelista que sabe desentrañar el alma de sus personajes y recrear una época pletórica de ideales, reconstruye la aventura de un guerrero que en su momento llevó a Napoleón Bonaparte a dejar escrito en sus memorias: “Anoche cené en casa de un hombre verdaderamente extraordinario (…) Es un don Quijote, con la diferencia de que no está loco (…) En el corazón del general Miranda arde el fuego sagrado”.

Una personalidad extraordinaria que vivió sin prejuicios y quiso saberlo todo, al punto que desde su natal Venezuela, cuando abrió “las compuertas de su inteligencia a los clásicos grecolatinos, y luego a Diderot, Montesquieu, Rousseau, Voltaire, Cervantes, Feijoo, el padre Isla, y casi todos los que habían puesto por escrito no sólo la mejor literatura de ficción sino lo más avanzado del pensamiento de aquellos tiempos”, no sólo probó su amor por la sabiduría sino que forjó una biblioteca de 5.600 libros que a su muerte fueron subastados, salvo los que por testamento donó a la Universidad de Caracas.

Y qué decir de su escritura. En el salón central de la Academia Nacional de la Historia, en la capital venezolana, como los dejó en tres baúles de cuero en Londres dos años antes de su deceso, “encuadernados en tamaño infolio, en plena piel canela, con siete nervios, tres tejuelos e hierros dorados en rombo al lomo”, quedaron para la posteridad los 63 volúmenes de su archivo. Y en ellos, su sueño americano denominado “Colombeia”, la Gran Colombia que descubrió Colón para Occidente a finales del siglo XV, y Miranda edificó en la mente de quienes heredaron su espíritu revolucionario y combativo.

Entre ellos Simón Bolívar, el Libertador de cinco naciones, “el alumno que en su carácter impetuoso no supo entender a su maestro” y lo entregó a los españoles en el ocaso de la primera República en Venezuela. ¿Por celos, por desconfianza, por salvar su cabeza, por que ese fue el acuerdo con el capitán de fragata español Domingo de Monteverde? Lo cierto es que en julio de 1812, el joven coronel Bolívar puso preso a Miranda. “Bochinche, bochinche, esta gente no sabe hacer sino bochinche”, fue el comentario del cautivo que rememora el escritor Fermín Goñi en su magnífica novela.

Y después cuatro años de oprobiosa prisión para un libre pensador. En la cripta de La Guaira, en Venezuela; en la bóveda del castillo de San Felipe, en Puerto Cabello; en los bajos de las casamatas del castillo de San Felipe, en San Juan de Puerto Rico; y en La Carraca, en Cadiz (España), donde poco a poco Francisco de Miranda fue cediendo a tormentosos dolores de cabeza que derivaron en apoplejía, hasta el 14 de julio de 1816 cuando sin una queja murió en la enfermería, horas después de expulsar sus últimas palabras: “Que gobiernen las putas. A sus hijos ya los conocemos. Dejadme morir en paz”.

“En estos
tiempos de bicentenario independista en América hay que conocer al inductor y autor intelectual de esa revolución continental”, recalca el escritor Fermín Goñi, quien además sostiene que “no es justo ni transparente que se trate de un líder histórico invisibilizado”. Y añade resaltando uno de los epígrafes de su novela: “Miranda fue el primer sudamericano culto que Europa conoció”. No admitirlo o negarse a estudiar su vida y obra, es como permitir que la Santa Inquisición que lo persiguió por leer libros, siga imponiendo su atraso para España y América. No hay otro suramericano del cual se pueda decir que tuvo trato con George Washington, Thomas Jefferson, Alexander Hamilton o John Adams de la revolución norteamericana; que se sentó a manteles con Napoleón Bonaparte; que compartió amigos y agasajos con el Duque de Wellington; que en primera fila asistió a un desfile del rey Federico II de Prusia; que quedó impreso en la leyenda urbana de que pudo tener amores con Catalina la Grande de Rusia; o cuyo nombre siga impreso en el Arco del Triunfo que exalta a los grandes generales de la Revolución y el imperio francés.

Con las presillas del ejército español combatió en Marruecos, Argel y la Florida; en defensa de la Revolución Francesa comandó a 70.000 efectivos en los países bajos; o recorrió Europa enarbolando la libertad que defendió con sus actos; hasta que acosado por la justicia española y la retrógrada Inquisición, un día concluyó cuál era su destino americano: “Si queremos ser nosotros mismos, si la libertad hemos de conseguirla con sangre (...) si tiene que haber guerras, tampoco ha de temblarme el pulso, por más que la faena arrase nuestras vidas”.

Con ayuda británica, en 1806 encabezó la expedición a Venezuela y logró constituir su primera república, pero ante el contraataque realista y la firma de un armisticio en 1812, un grupo de sus segundos, entre ellos Bolívar, lo entregó al ejército español. Lo demás es tristeza y el escritor Fermín Goñi lo describe al comienzo y final de su obra con magistral crudeza. “Con la cara marchitada por la fiebre, los labios reventados por la pus, la lengua llagada, purulenta, y sin dar una queja, así pasó al oriente eterno” el primer Libertador de América.

Coincidencia o no, la vida desbordada de Miranda se apagó en la madrugada del 14 de julio de 1816, la misma fecha en que se celebra la libertad de Francia. “Un intelectual superlativo, un hombre superior a la ineptitud y envidia de sus contemporáneos detractores, el primer combatiente del que autodenominó ejército colombiano, con la bandera tricolor que aún distingue con diversos matices a Venezuela, Ecuador y Colombia”, concluye Fermín Goñi. Leer su obra es sumergirse en un momento estelar de América, que no enaltece por igual a todos sus baluartes.

Fuente: http://www.elespectador.com/

Especial: El mundo de la infancia es un pañuelo

Seis meses atravesando fronteras, veinte países, cuatro continentes. Una fotógrafa: Isabel Muñoz. Cinco periodistas, 19 ONG, un centenar de niños retratados. En el 20º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, comprobamos que se ha avanzado en el camino, pero que queda mucho todavía por recorrer. Así se hizo.


Una maleta es, además de un misterio, una metáfora del mundo, un elemento perfecto de toda escenografía, un espejo del que la lleva. A la ida, las que transportamos en esta travesía transcontinental de la mano de Unicef a través de 20 países iban repletas de cámaras, unas (incluso aquella pesadísima que se recorrió América entera para hacer una foto submarina); y del peso de la responsabilidad de un proyecto nuevo y abierto, las otras. Muy distinto fue a la vuelta, como veremos. El proyecto Nuestro pequeño mundo, de Unicef y El País Semanal, que se publica en este monográfico, había nacido en un restaurante en Addis Abeba (Etiopía) a finales de septiembre de 2008, tal como recuerda Pablo Guimón, periodista que viajaría luego a Líbano y a India: "La persona de Unicef entonces comentó que en 2009 se celebraba el 20º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, que es el mandato que tiene Unicef. Y empezamos a valorar la posibilidad de hacer algo juntos".

La idea era mostrar una especie de "estado de la nación infantil", cómo viven los menores justo ahora que se celebra el 20º cumpleaños del documento que recoge sus derechos y que ha sido ratificado por 193 países, llamados "Estados Partes". Dicen en Unicef que, a pesar de los muchos desafíos pendientes, el valor del documento es trascendental: "Ha cambiado el modo en que se considera y trata a la infancia en el mundo. Ha influido en legislaciones, programas, políticas nacionales e internacionales; en las instituciones públicas y privadas, las familias, las comunidades y los individuos, y ha servido de apoyo a importantes progresos en supervivencia, desarrollo, participación...".

Manos a la obra. Reportaje fotográfico de altura de Isabel Muñoz ("lo más grande que he hecho nunca", dice), acompañada, según dónde y cuándo, de alguno de sus tres asistentes, y de alguno de los cinco periodistas de El País Semanal implicados. En Unicef España se volcaron, llegaron a preparar 235 informes, a enviar un millar de mails, movilizaron a 70 personas de sus oficinas, a 19 ONG de las que apoyan... Había que elegir países, buscar niños, identificar los problemas que les afectan, asignar algún derecho, de los 54 de la Convención, a cada Estado (sabido es que hay países que los vulneran todos, como en un catálogo de desgracias).

Seis meses de idas y venidas desde que se tomó el primer avión el 27 de abril, camino de Karlsruhe (Alemania), hasta las últimas fotos en Madrid en octubre. Isabel Muñoz puso a punto sus baterías, que deben de ser de ultimísima tecnología porque siempre andaban cargadas, y se puso en marcha. Uno podía andar literalmente muerto entre dunas, selva, barro o chabolas, que ella daba brincos disparando sin pausa. El número de fotos tomadas es incalculable. Y su calidad. Juramos que nadie la ha visto dormir ni comer, salvo helados (pero sí hablar con su gente especial por el Skype en la madrugada).

Un centenar de personas implicadas y otro tantos niños y jóvenes retratados (algunos no aparecen aquí, y lo sentimos). El mundo entero recorrido. Paisajes increíbles, colores, olores, luces... Pero ni eso, ni el calor agobiante del Trópico, el frío de Nepal, las tormentas de polvo de Lesoto, la lluvias torrenciales de Senegal, las dificultades para entenderse en distintas lenguas, los trayectos insufribles en los atascos de México o el tormento de los aeropuertos han sido nada comparado con el impacto por la gente que hemos conocido.

Allí llegábamos nosotros, blancos, occidentales y ricos, a cualquier barrio pobre de ciudad superpoblada o aldea, escuela o casa con todos nuestros trastos e intenciones... y siempre encontramos puertas abiertas, personas generosas (el personal de Unicef, de ONG, padres de los niños que hasta nos daban de merendar, maestros, conductores, traductores...) que se han prestado, han entendido, han empleado su tiempo en acompañarnos y conseguir algo que quizá ni podrán ver, por no tener dónde ni cómo. Por no hablar de los niños, a los que será difícil olvidar.

Trabajábamos. Nos íbamos. Ahí quedaban ellos. Citarlos a todos sería imposible. "Visitamos a gente muy desgraciada, los niños abusados en Filipinas, los de las canteras nepalíes... y sorprendía su alegría, a pesar de la adversidad... Cuando saltamos a Japón, al hiperconsumista Tokio, con su derroche de luces y modernidad, sufrimos un shock. En un par de vuelos, pasamos de la espalda del mundo a un mundo de excesos", cuenta Sergio C. Fanjul de su experiencia en Asia. Y Quino Petit, que se encargó de Europa: "Cada viaje te hace más viejo y, por tanto, un poco menos ignorante. Nunca olvidaré la lección de Victoria, una niña moldava con una discapacidad cerebral que sonríe cada mañana al comenzar su lucha por caminar sin doblar la espalda, por seguir pasito a pasito sin perder ningún curso académico". Rafael Ruiz, que se encargó de África, recuerda de Lesoto: "Tras un viaje interminable vía Johanesburgo, con extravío de equipaje y pérdida de conexión incluidos, nos esperaba una gente tan serena y ensimismada en sus montañas, que nos conmovía cada día".

Hubo incidentes de todo tipo y mucha anécdota. En Uganda, la violencia se respiraba en el aire: "Nos salvamos por sólo dos horas de quedar atrapados en las revueltas de septiembre en la capital, Kampala, y que causaron 15 muertos oficiales". En el barrio de Ciudad Bolívar, de Bogotá, tuvimos que entrar escoltados, por la violencia y lo llamativo de las cámaras.

Vivimos mucho momento tenso y desesperado. Y algún homenaje al surrealismo: "La ardua negociación que mantuvimos, de madrugada y congelados, con unos porteadores que trasladaron un piano por las calles de Estocolmo para el simpático atrezo de una fotografía. O esa mañana en un aeropuerto en el que David López subió por una escalera mecánica el carrito de las maletas cargado de cámaras, focos, baterías y equipaje. Al llegar al final de la cinta, como era de esperar, el carrito volcó, y con él, los que íbamos detrás". O en la India, cuenta Guimón: "Isabel quería fotografiar a la niña subida a un elefante. Fuimos hacia un río, donde nos decían que podríamos encontrar, lavándose, a alguno de los que quedan allí. Vimos uno. Negociamos con sus propietarios, una extraña banda de feriantes que nos lo alquilaron dos horas. La niña, Rozi, accedió a subirse. Y Cachán, el elefante, decidió regarnos con su trompa". O en Níger: "Cuando negociamos con un camellero disponer de sus animales un día entero, como fondo de las fotos en las dunas cercanas a Niamey; y con el propietario de unas vacas para que se metieran en el río Níger y posaran para la foto con Nouhou, un niño de la calle. Había hipopótamos en el agua.

Las vacas estaban aterrorizadas. Y se logró". O volviendo a la maleta de la cámara acuática: la cargamos en toda la increíble tournée americana, de Estados Unidos a Argentina, cinco países, veinticinco días, nueve aviones... La foto submarina estaba prevista en Belice. Y allí estaba Garbutt, experto submarinista del Caribe con su barco y su todo. El sol era limpio; el lugar, impresionante; el mar, transparente. Pero Tyrel, el niño que debía bucear... no buceó. Se lo pensó mejor cuando apareció una barracuda. La foto se tomó luego en Filipinas.

En esta travesía todos hemos incorporado a nuestro equipaje personal paisajes, nombres propios y experiencias. Pero, sobre todo, comprobamos cuatro evidencias. Una: la entrega de la gente de Unicef y los que en ella trabajan. Dos: la fuerza con la que los niños y jóvenes se enfrentan a su destino por duro que sea. Ese coraje que nos mostró un día Yina, coordinadora de un colectivo juvenil en México. Tras contarle qué tipo de publicación es El País Semanal, el tipo de reportajes que hacemos, sobre mafias, prostitución infantil, emigrantes perdidos en el mar..., ella pregunta: "¿Y nos os persiguen?". "¿Cómo...?", le digo sin entender. "Sí", responde, "¿que si no os persiguen por escribir eso...?". Ésa es su realidad cotidiana. Tres: lo hemos visto de primera mano, de un punto a otro del globo: lo mucho que se hace y lo mucho que hace falta. Y cuatro: cuando la pobreza arrecia, arrastra todo lo demás (guerra, enfermedad, explotación, maltrato...) y a todos. Pero son los más pequeños siempre las primeras víctimas.

"Tuve que dejar de estudiar para dedicarme por entero a buscar y llevar agua a mi casa. Así que paso todo el día haciendo eso para mi familia, casi siempre bajo un sol abrasador. Y, después de todo, sólo recojo 100 litros de agua sucia". Sahoura Mahaman tiene 12 años y vive en Níger, donde sólo el 42% de la población tiene acceso al agua potable, y donde el 60% de las niñas y el 44% de los niños no van a la escuela.

Se cumplen 20 años de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), adoptada por unanimidad por la Asamblea General de Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989. Es el tratado internacional más ratificado de la historia y recoge los derechos fundamentales de las personas menores de 18 años.

Reportaje completo en ElPais de Madrid, edición del 15/11/2009

Consuelo Crespo Bofill es presidenta de Unicef Comité Español

Fuente: http://www.elpais.com/

Asistentes de fotografía en el proyecto Nuestro pequeño mundo: David López Espada, Roberto Ranero y Toni Catalá. Tratamiento digital de todas las imágenes: David López Espada.

Literatura

Hermán Lanvers:
"África es el delirio más salvaje de Dios"


Admirador de Wilbur Smith y enamorado del continente negro, el escritor cordobés lleva vendidos, con sus dos primeras novelas, más de 40 mil ejemplares. Reivindica el derecho del lector a no aburrirse y cuenta las amenazas que recibió por citar versículos del Corán.

Hernán Lanvers no habla como escritor, no tiene divismos, ni grandes aspiraciones. Hernán Lanvers hasta hace poco ni siquiera, de hecho, escribía. A esta altura del partido, la historia es conocida. Lanvers, cordobés, médico de profesión, viajero apasionado y enamorado de África, financió la publicación de su primer libro y agotó seis ediciones en su provincia. Empujado por el éxito de su colega y coprovinciana Cristina Bajo, les mandó un ejemplar a cada uno de los empleados del coloso editorial Random House Mondadori. La apuesta le salió bien. El primer libro África. Hombres como dioses vendió 30 mil ejemplares. El segundo Harenes como piedras, va por los 10 mil.

Hoy Lanvers es sinónimo de best seller impensado, una suerte de su admirado Wilbur Smith, pero made in Argentina. Todavía desacostumbrado a que los medios se fijen en él, se desentiende tímido, con una metáfora -la primera pero no la última- a imagen y semejanza de su escritura, en absoluto pretenciosa, no responde tampoco como lo haría el buenazo de Wilbur, un verdadero militante de las causas sociales. "Que me entrevisten los suplementos culturales siendo un autor de novelas de aventura es como si siendo jugador de fútbol 5 -y de los que juegan sólo los sábados- Maradona me llamara para jugar un partido oficial de la selección", asegura.

¿Le molesta que se lo identifique como un autor de best-sellers? ¿Adónde crées que radica su éxito de ventas?
-No me molesta. Yo escribo para ser leído. Sé que hay autores que escriben solo para ellos pero no es mi caso. Yo escribo para que la gente me lea y se entretenga. Decir que lo hago sólo para mí sería ser tan mentiroso como una joven muchacha que se ponga, para salir, una minifalda y digo que lo hace porque así se siente cómoda y no para gustar y llamar la atención. Y sería tan falso como si esa chica se indignara cuando, al pasar por una obra en construcción, los albañiles le gritaran groserías. ¿Adónde radica el éxito? No lo sé muy bien. Quizás en el hecho de que escribo de un modo simple, sin palabras raras, sin necesidad de interpretaciones difíciles. Quizás porque mis personajes no son héroes extraordinarios sino personajes comunes que sólo tienen de extraordinaria su voluntad y su sentido de la amistad y porque los malos, en mis novelas, pagan por sus maldades aquí y ahora, no en el Más Allá, o en otra vida, como creo yo que en la realidad debería ser

-¿Le alcanza que la literatura sea sólo un medio para entretener? ¿No cree que sus libros provocan otras cosas además?
-Sí, me alcanza. Yo no puedo hacer literatura profunda, porque no soy una persona profunda. No puedo hacer literatura de "vanguardia", porque ni sé muy bien ni siquiera lo que quiere decir. Solo aspiro a que la gente me diga "Leí tu libro en dos días. Me entretuve como loco. Y encima, de África, aprendí un montón". Por otra parte, mis libros pueden provocar otras cosas, como Harenes de piedra, que ya hizo que me llamaran varías veces por teléfono gente de la comunidad musulmana para insultarme y/o amenazarme por citar versículos del Corán y por su contenido. No era mi intención denunciar nada. Sólo soy un aspirante a novelista de aventuras. Si en esta novela pareciera que me fui un poco hacia la denuncia es porque después de hablar y conocer a un esclavo, hay cosas que uno no puede evitar hacer o contar. Y si a alguien le molesta, que le moleste. Hoy en África hay millones de esclavos a los que les debe molestar ser vendidos, violados, o tratados del modo en que se lo hace.

Ese misterio llamado África


Punto intermedio. África es el continente ignorado. Por todo el mundo occidental, por el oriental y también por esa otra rareza de semi-ignorados, los habitantes del "extremo occidente" -nosotros, los latinoamericanos. A pesar incluso de los 2 millones de descendientes de afroargentinos que las comunidades instaladas en el país señalan.

Hernán Lanvers no está de acuerdo. Para él los argentinos y los occidentales en general siempre se han sentido interesados por África, un continente donde siempre han sido extranjeros y de donde siempre han sido expulsados. "Quizás -asegura- sea porque en África aún se puede ver el mundo tal como era hace siglos. Aún allí un guerrero massai, para tranformarse en hombre, debe matar, armado de una lanza a su primer león. Aún allí, el Monte Kilimanjaro se alza, con su cima cubierta de nieve y sus laderas tapadas de selva, en donde de noche los rugidos de los leopardos nos recuerdan quién es, con la caída del sol, el que todavía es quien manda en ese lugar. Con sus piratas aún vigentes en Somalia o sus traficantes de esclavos, África sigue aún llena de misterios. Es el ultimo bastón de la aventura, en su estado más puro, que le ha quedado al hombre actual", y termina Lanvers en un pantallazo de su propuesta estética. Una muy clara -poco pretenciosa- pero sugerentemente clara.

Para concluir, Lanvers recuerda el componente humano el colonialismo todavía presente, tan parecido, tan "igual" al pasado sumado a "la peor de las pobrezas: la que se podría evitar, porque es, quizás, el más rico continente de los cinco".

Tiene arranques de político de campaña, y como tal, convence. Habrá que ver si cumple, nomás.
"Sólo aspiro a escribir de aventuras en África. Quizás porque no me alcanzará la vida para conocer ese lugar lo suficiente. Quizás porque quiero mucho a su gente, allí tengo buenos amigos y porque las mujeres que más he amado han sido africanas de raza negra. Quizás porque, para mí, África es la fantasía más alucinante de la Naturaleza. Quizás porque creo que África es el delirio más salvaje de Dios", dice Lanvers y la verdad es quizás, que a pesar del miedo que pudiera infringir el Todopoderoso, dan ganas de viajar a África. De cualquier manera, es curioso que esa mirada fascinada y perturbada que observa esa suerte de paraíso biblíco, olvidado, donde comenzó la humanidad hace 4,4 millones de años, Y Lanvers, con las metáforas y todo, se convierte en el gran protagonista de sus propias historias.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Personalidades



Clint Eastwood recibe la Legión de Honor


Sarkozy afirma que el reconocimiento al actor demuestra la admiración francesa hacia la "epopeya estadounidense"


El actor y director estadounidense Clint Eastwood recibió este viernes la medalla de Oficial de la Legión de Honor francesa de manos del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, en una ceremonia en el Palacio del Elíseo.

"Cuando miramos una de sus películas, nos enriquecemos por los sentimintos que en ellas se desarrollan y al mismo tiempo lo comprendemos todo", le ha dicho el jefe del Estado a Eastwood en una ceremonia en la que también participó el ministro de Cultura, François Mitterrand. Sarkozy ha calificado al director de títulos como Mystic River o Gran Torino como "mito" y "gigante" y ha aprovechado la ocasión para hacer un guiño a Estados Unidos.

"Esto testimonia la admiración que tenemos por la cultura estadounidense, por la epopeya estadounidense", aseguró el presidente francés, quien se ha definido como el "segundo presidente" de Eastwood, dado que el ceador ha declarado en varias ocasiones que Francia es su segundo país.

Durante la ceremonia, Sarkozy ha bromeado sobre la dificultad que le supondría tener que elegir entre el actual inquilino de la Casa Blanca, Barak Obama, y Eastwood, si este último decidiera presentarse a las elecciones presideniales al otro lado del Atlántico, algo que "afortunadamente no ocurrirá".

El intérprete de Harry el Sucio, por su parte, prometió dedicarse con obstinación a aprender la lengua francesa y reconoció que su esposa se burla de él, ya que a pesar de haber declarado que Francia es su segundo país, no habla el idioma de los galos. El oscarizado Eastwood, de 79 años, ha recibido la misma condecoración con la que fue reconocido el año pasado el también director estadounidense Steven Spielberg.

Fuente: www.elpais.com

lunes, 9 de noviembre de 2009

Personajes de hoy

J.Lo bloquea intención de ex esposo de vender grabación íntima.

Jennifer López ganó el lunes una orden judicial que prohibe a su primer esposo hacer pública la vida sexual entre ambos, al menos por un día.

El juez James C. Chalfant, del Tribunal Superior del Condado de Los Angeles, emitió una orden temporal de protección judicial bloqueando la distribución de una película propuesta, "The J.Lo and Ojani Noa Story" ("La historia de J.Lo y Ojani Noa"). La orden está en efecto hasta que se complete una audiencia sobre si debe ser extendida. Esa audiencia se reanudará el martes.

"Voy a luchar contra esto", dijo Noa sobre la orden.

López lo demandó el viernes por 10 millones de dólares, afirmando que violó un acuerdo confidencial previo al intentar vender una película que contiene horas de grabaciones de video caseras, incluidas escenas de la actriz en situaciones sexuales durante su luna de miel.

La demanda también reclama que hubo invasión de privacidad por "divulgación pública de hechos privados que serían ofensivos y objetables para una persona razonable y que no son de legítima incumbencia pública".

López también demandó a Ed Meyer, representante de Noa y productor de la película propuesta.

El abogado de Meyer, Frank Sanes Jr., argumentó sin éxito en la corte que su cliente no estaba comprometido por el acuerdo de confidencialidad de Noa y no debía ser sujeto de la orden de restricción judicial.

La pareja estuvo casada durante 11 meses en 1997. Ya han tenido dos disputas previas en la corte.

Noa obtuvo 125.000 dólares de López para saldar una demanda del 2004 en la que argumentó que la actriz lo despidió sin motivo de su empleo de gerente del ahora desaparecido restaurante que ella tenía en Pasadena. Como parte del acuerdo, él aceptó no desacreditar a López ni vender detalles privados o íntimos sobre ella o sobre la relación entre ambos.

En el 2007, López ganó 545.000 dólares por daños y perjuicios, más los honorarios del abogado, en otra demanda que impidió a Noa publicar un libro sobre su relación escrito por otro. Ella aseveró que Noa le exigió cinco millones de dólares para no difundirlo.

López, de 40 años, se casó con Marc Antony en el 2004 y tienen dos hijos. También estuvo casada con el coreógrafo Cris Judd en el 2001. Ese matrimonio duró nueve meses.

Fuente: www.elnuevoherald.com

domingo, 8 de noviembre de 2009

Especial

EL DÍA QUE CAMBIÓ EL MUNDO
El triunfo de la libertad

Durante décadas, el muro de Berlín no sólo desgarró familias, una ciudad y un país en dos partes, lo que ya es bastante malo. También era un símbolo de la guerra fría. Representaba la división de Berlín, de nuestro país, de Europa y del mundo en una parte libre y en una no libre. La edición de hoy, domingo 08 de noviembre de 2009 El Pais de Madrid trae un reportaje especial de tales sucesos a través de la óptica del excanciller Helmut Kohl que sugerimos a nuestros asiduos visitantes.

Hemos querido referir directamente a la fuente debido a lo extenso del reportaje especial del diario español y esperamos que sea del agrado de todos ustedes. Dejamos sí, en su lugar, una secuencia de fotografías de la noche del 9 de noviembre de 1989 que además, quedará para nosotros como un archivo histórico memorable.

La Puerta de Brandemburgo

Miles de personas se agolpan sobre el Muro, para pasar a Berlín occidental.

Recuerdo

Un grupo de personas se fotografía a los pies del Muro y de un grupo de vopos que intentan evitar los saltos de las primeras horas.


Perdidos

Un grupo de 'volgos' conversa frente a la Puerta de Brandemburgo. Tras la construcción del Muro en 1961 fueron en parte los responsables de evitar cualquier fuga. Tenía orden de disparar contra cualquiera que intentar cruzar al otro lado. Temidos por la población, su autoridad se desmoronó en apenas unas horas.


A golpes

Un berlinés, con un pico de obra, golpea le muro levantado en agosto de 1961 para evitar la fuga de habitantes de la RDA a la Alamenia Occidental.


Herramientas improvisadas

Los berlineses usaron en aquella noche cualquier cosa para abrir huecos por los que pasar al Berlín occidental. En la imagen, un grupo usa un poste de mobiliaro urbano contra el hormigón.

En coche

Entrada la madrugada, los Vopos y el Ejército no podían hacer frente al paso de las personas. En la imagen, berlineses pasan en un coche a Berlín occidental.



Euforia alemana

Un grupo de alemanes brinda, con moderada alegría externa, en el Muro de Berlín.

Intento de orden
Un oficial de frontera impide el paso a un reportero gráfico.


Negocio

Una mujer vende una camiseta de recuerdo del acontecimiento

Fuente: www.elpais.com

sábado, 7 de noviembre de 2009

Cine

Pedro Almodóvar, Penélope Cruz y Alberto Iglesias, candidatos a los premios de cine europeo

La batalla será entre Un profeta, del francés Jacques Audiard (con seis candidaturas), y Slumdog millionaire, del británico Danny Boyle (cinco candidaturas). En la lectura este mediodía en Sevilla -dentro de los actos de su certamen de cine europeo- de las candidaturas a los Premios de la Academia de Cine Europeo, ha quedado claro que la academia este año tenía mucho y bueno donde elegir.

Además de las mencionadas, también han obtenido varias selecciones La cinta blanca, de Michael Haneke; Fish tank, de Andrea Arnold; El lector, de Stephen Daldry, y Anticristo, de Lars von Trier. Y en la competición estarán Penélope Cruz, Pedro Almodóvar y Alberto Iglesias, por sus labores en Los abrazos rotos.

El director manchego está seleccionado junto a Boyle, Haneke, Von Trier, Audiard y Arnold. A la actriz le tocarán huesos duros: Kate Winslet (El lector), Noomi Rapace (Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres), Charlotte Gainsbourg (Anticristo), Katie Jarvis (Fish tank) y Yolande Moreau (Séraphine). Y el músico donostiarra, uno de los más grandes talentos del cine europeo, compite por su premio contra Alexandre Desplat (Coco antes de Chanel), Jacob Groth (Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres) y Johan Söderqvist (Déjame entrar).

Al premio a la mejor película competirán tres películas galardonadas en Cannes (Fish tank, La cinta blanca y Un profeta), la triunfadora en los Oscar (Slumdog millionaire), un filme que ha cambiado el género de los vampiros (Déjame entrar) y una exitosa adaptación de un best-seller (El lector). La gala final se celebrará el 12 de diciembre en Bochum (Alemania).

En la sala estaban presentes numerosas personalidades del cine europeo: leyeron las candidaturas actores como sir Ben Kingsley, John Hurt o Sergi López, actrices como la francesa Anne Consigny, productores como Jeremy Thomas, Antonio Pérez o Antonio Saura, y directores como Isabel Coixet. Y entre ellos, escondido por esos nombres un felicísimo Thomas Bidegain, coguionista junto a Audiard de Un profeta.

"Seis candidaturas. Los que más, ¿no? Es increíble. Han reconocido hasta nuestra labor en sonido". Bidegain recuerda que el filme, de género carcelario aunque con notas mágica

"Hemos cogido un género y estirado sus reglas. Como dice Audiard, el género es democrático y en él puedes hacer lo que quieras. Nos ha costado cinco años desde que empezamos, y ha merecido la pena. Y que te voten tus compañeros, ufff". Al guionista francés, justo antes de ir a celebrar su momento de gloria, le da tiempo a buscar paralelismos:
"Un profeta puede recordar a Déjame entrar, porque son filmes de género que son tan de autor como para el gran público, que funcionan en taquilla y en los festivales". El 12 de diciembre los rivales serán de aupa.

Fuente: www.elpais.com

viernes, 6 de noviembre de 2009

Cine


Se estrenó el fin del mundo

La nueva producción de Emmerich llega a los cines anunciando el que sería el último año de vida para la humanidad



Música

Britney Spears interpretando "3", canción inédita que formará parte de su colección de sencillos.


Arte y Espectáculo

Calle 13, gran triunfador en los Grammy Latinos

La agrupación puertorriqueña Calle 13 se alzó el jueves en Las Vegas con los cinco Grammy Latinos que aspiraban en la X entrega de estos premios, donde ganaron en dos de las categorías mayores, Mejor Grabación y Mejor Album del año, por su trabajo "Los de atrás vienen conmigo''.

Los boricuas confirmaron su condición de grandes triunfadores en una ceremonia que comenzó con la actuación de la italiana Laura Pausini.

Por otra parte, la diva del Buena Vista Social Club, Omara Portuondo, se alzó con el Grammy Latino a Mejor Album Tropical Contemporáneo, en la primera vez que una artista cubana residente en la isla logra asistir a esta premiación.

Portuondo, de 79 años, actuó como presentadora de uno de los premios antes de ganar por su disco "Gracias'', al que aspiraban Coronel, Eddy Herrera, Daniel Santacruz y la agrupación Sin ánimo de lucro.

"Gracias'', dijo la veterana diva muy emocionada con la distinción.

Alejandro Sanz y Eva Longoria se encargaron de entregar el premio de Mejor Grabación del año, conocido popularmente como Mejor Canción, a Pérez y Cabra, por su tema "No hay nadie como tú''.

Pérez, también conocido como Residente, aprovechó la ocasión para pedir al gobierno puertorriqueño "que rectifique'' ante el desempleo y dedicó el premio a "los despedidos y a sus hijos''.

El artista se acordó también de la difunta Mercedes Sosa para quien pidió un aplauso.

El espectáculo es presentado por el actor mexicano Eugenio Derbez y su compatriota la cantante Lucero en el hotel casino Mandalay Bay de Las Vegas y por su escenario pasó Laura Pausini que cantó "En cambio no'', el mexicano Pepe Aguilar que interpretó "Perdóname'' y Luis Fonsi que cantó varios de sus éxitos.

Entre los galardonados en este comienzo de ceremonia estuvieron Grupo Pesado y Costumbre que compartieron premio.

Además de la grabación del año, Calle 13 ya consiguió en la ceremonia previa a la retransmisión por televisión tres Grammy Latino al Mejor Video Musical versión corta por "La Perla'', al Mejor Album de Música Urbana por "Los de atrás vienen conmigo'' y Mejor Canción Alternativa para "No hay nadie como tú''.

El nicaragüense Luis Enrique se alzó con el gramófono dorado por al Mejor Album de Salsa por ‘‘Ciclos''.

Por su parte, el cantante Enrique Iglesias presentó el premio a la Persona del año 2009 al mexicano Juan Gabriel que fue recibido con la audiencia puesta en pie.

En la ceremonia previa El disco "Cantora I'' de la argentina recientemente fallecida Mercedes Sosa fue recompensado con dos galardones, al Mejor Album Folclórico y al Mejor Diseño de Empaque.

Entre otros ganadores estuvieron Chucho y Bebo Valdés, en el rubro de Mejor Album de Jazz por "Juntos para siempre", Fito Páez al Mejor Disco Pop Vocal Masculino por "No sé si es Baires o Madrid" y Jaguares al Mejor Disco Vocal de Rock de un dúo o grupo por "45".

Fuente: www.elnuevoherald.com

jueves, 5 de noviembre de 2009

Arte y Espectáculo

Heidi Klum regresa a las pasarelas

Heidi Klum vuelve a la pasarela de Victoria Secret's. La modelo participará como anfitriona en el desfile anual que la firma presentará el 19 de noviembre, ha informado People. Klum tuvo a su cuarto hijo a mediados de octubre y ha confesado que no está siendo fácil volverse a poner en forma.





Natalie Portman opina sobre la cirugía

La popular Natalie Portman es la portada de la edición de invierno de la revista V. La actriz se ha puesto frente al objetivo de Mario Testino y ha opinado acerca del uso de la cirugía plástica para combatir el paso del tiempo. Portman se ha mostrado ambigua al respecto, confesando que espera no tener que recurrir a ella, aunque no sabe si opinará lo mismo cuando aparezcan las arrugas.


Drew Barrymore, de estreno

Drew Barrymore ha asistido al estreno de la película Everybody’s fine en el AFI Fest de Los Ángeles. La anécdota la puso con su vestido morado, el mismo diseño que llevó Victoria Beckham cuando participó en el programa America Idol.


Concierto U2 en Berlín

Un seguidor de U2 contempla el escenario subido a una farola tras el muro erigido por los organizadores.- AP - 05-11-2009



Brad Pitt, en Tokio

Brad Pitt está de visita en Japón para presentar la película Malditos bastardos. El actor se ha dejado ver en Tokio con su nuevo look: gorro, perilla con trenzas y ropa de riguroso color negro.